Geografía Política. Espacio y Poder

Recursos para comprender el mundo del presente.

Archivo para la etiqueta “Himalaya”

La pérdida de altura de los Himalayas tras el terremoto de Nepal.

La pérdida de altura la pérdida se equilibrará gracias a una ligera elevación de las placas debida a la actividad tectónica, dicen los expertos

Fuente: www.bbc.co.uk

Un franja de la cordillera de los Himalayas perdió en torno a un metro de altura como resultado del devastador terremoto de Nepal, acontecido el 25 de abril, según los científicos.

Aunque añaden que la pérdida se equilibró gracias a una ligera elevación de las placas debida a la actividad tectónica.

Además, aún deben analizar las imágenes satelitales de la región en la que se encuentra la cumbre más conocida, el Everest.

Sin embargo, a día de hoy siguen debatiendo sobre cuán alto es realmente ese monte.

Lea también: Cómo científicos “previeron” el terremoto de Nepal

“La que principalmente perdió altura es una franja de entre 80 y 100 kilómetros del Langtang Himal (al noroeste de la capital nepalí, Katmandú)”, informó Richard Briggs, un geólogo investigador del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Los científicos aún deben analizar las imágenes satelitales de la región en la que se encuentra la cumbre más conocida, el Everest.

Esa es precisamente una de las regiones en las que lugareños y excursionistas siguen desaparecidos, presumiblemente muertos, después de las avalanchas y desprendimientos que provocó el terremoto de magnitud 7,8 en la escala Richter.

Dudas con el Everest

Científicos creen que otro puñado de picos de la cordillera de Himalaya podrían haber perdido altura, incluido el Ganesh Himal, en el oeste del tramo Langtang.

Las imágenes de satélite analizadas por los expertos son las del centro del país, la zona más afectada por el terremoto.

Y el Everest está en el este de la zona que más tembló.

Los expertos dicen que si el pico más alto del mundo perdió centímetros de altura o no tendrá que ser confirmado por una análisis del suelo, con un GPS o desde una misión de aire.

Las imágenes de satélite analizadas por los expertos son las del centro del país, la zona más afectada por el terremoto.

“Pero por lo que vimos tras evaluar los datos es que más allá del límite de la placa, en el norte de la capital de Katmandú, se puede identificar claramente que la región se hundió 1,5 metros”, dice Christian Minet, geólogo del Centro Aeroespacial Alemán (DLR), que procesa los datos del terremoto enviados por el satélite Sentinel-1a.

Imágenes del antes y el después

Los científicos del Centro de Observación de la Tierra del DLR compararon dos imágenes de la misma región enviadas por el satélite, una de antes del terremoto y la otra de después.

“Los valores positivos que recibimos (en la imagen satelital) después del terremoto significan que el área (las montañas de la región de Langtang y alrededores) está más lejos del satélite y que es más bajo ahora”, explica Minet.

“Pero con este resultado no podemos afirmar que una montaña específica es ahora un metro y pico más baja; es la zona general la que podemos evaluar”, añade.

Según los geólogos, las imágenes satelitales mostraban una disminución de la altura de la cordillera de entre 0,7 y 1,5 metros.

Según el experto, las imágenes satelitales mostraban una disminución de la altura de la cordillera de entre 0,7 y 1,5 metros.

El estudio también descubrió que ciertas áreas incluyendo la capital, Katmandú, y el sur de los Himalayas se elevaron a causa del temblor.

“Y los valores negativos que recibimos de la imágenes posteriores al terremoto significan que algunas zonas (Katmandú y sus alrededores) están ahora más cerca del satélite, lo que significa que hubo una elevación”, dice Minet.

Ante esto, los científicos aclaran que las elevaciones y los hundimientos son un comportamiento geológico normal durante un terremoto de esa escala.

Colision frontal

“La falla bajo Katmandú se deslizó bajo la parte de la corteza hacia el sur, donde se aplastó, y se estiró hacia el extremo norte”, explica Tim Wright, profesor de geodesia de satélite de la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

“En la parte aplastada, más o menos debajo de Katmandú, tenemos la elevación. Y donde se estiró, en las altas montañas al norte de la capital, en este caso, tenemos el hundimiento”, añade.

Lea: La aldea que fue arrasada por el terremoto de Nepal

“La mayor parte del deslizamiento de la falla ocurrió justo al norte de Katmandú, por lo que las montañas del norte de la capital son las que más se hundieron en este particular caso”.

Las autoridades de Nepal dicen que aún está por evaluar el impacto del terremoto en los Himalayas, ya que todavía están ocupados con las tareas de rescate y rehabilitación.

Normalmente la altura de los Himalayas aumenta debido a la colisión entre las placas tectónicas de India y Eurasia.

Pero durante los grandes terremotos el proceso se invierte, señalan los expertos.

“Entre terremotos Nepal está siendo aplastada y la parte más cercana a la gran falla (incluido Katmandú) arrastrada por la placa india. Y las áreas más lejanas se están elevando (…)”, añade Wright.

“Ahora, durante el terremoto lo que ocurrió es lo contrario”, dice. “La parte que fue arrastrada hacia abajo porque estaba atrapada en la falla se deslizó libremente y rebotó hacia arriba, y la parte que estaba siendo aplastada se hundió”.

En relación a esto, las autoridades de Nepal dicen que aún está por evaluar el impacto del terremoto en los Himalayas, ya que todavía están ocupados con las tareas de rescate y rehabilitación.

Bután y su modelo de desarrollo. Eco-budismo en el Himalaya

El taktshang es uno de los lugares más populares y turísticos de Bután. Es un monasterio ubicado en un acantilado a más de 3000 metros de altura y suele representar la imagen idealizada que se tiene del país

Autor: Luis Rodríguez.

Fuente: El Orden Mundial, 28/03/2015.

Es posible que nunca hayas oído hablar de Bután, pero es probable que con sólo descubrir un poco de este país quieras saber más. Bután o Bhután (Druk-Yul) es una monarquía constitucional enclavada entre India, China y Nepal, con las que comparte el territorio de la cordillera del Himalaya. Para algunos es al auténtico Shangri-La o el paraíso en la tierra. Hablamos de un lugar donde no se conoce el estrés de las grandes ciudades globales y donde la espiritualidad de sus habitantes permanece casi inalterada desde que allí se introdujera el budismo mahaiano en el siglo XVII. No en vano, Bután es un diminuto país de poco más de 700.000 habitantes cuya área es en más de un 80% bosques y que mantiene el budismo como religión oficial. Naturaleza y budismo son dos elementos clave en la historia de este país, y van a ser los dos grandes pilares sobre los que se asiente lo que allí se entiende por una “buena vida”. Se ha dicho de Bután que es el país más feliz del mundo. Matthieu Ricard, considerado como el hombre más feliz del mundo, es un intelectual budista que nos habla de algunos de los objetivos y desafíos que se plantea Bután para enfrentar su horizonte de desarrollo. Dos premios Nobel de economía, Jeffrey Sachs y Joseph Stiglitz, también dirigen sus miradas hacía Bután: allí está ocurriendo algo diferente y tenemos que saber por qué. Pero vayamos por partes.  

La globalización, las desigualdades y las contradicciones del Sistema-Mundo. ¿Dónde ubicar a Bután?

Primero haremos un breve diagnostico en busca del contexto del orden socio-político mundial en el que se inserta Bután. Para ello partiremos del concepto de globalización como fenómeno con el que culmina el proceso de mundialización de la economía impulsado por los modelos de desarrollo capitalista. La globalización es un fenómeno que hemos convenido en llamar de una manera determinada, quizá en honor a McLuhan y su aldea global, pero que como siempre ocurre con el lenguaje ha resultado no ser un término neutro: construye realidades. El proceso en el que todos más o menos pensamos cuando hablamos de globalización nos sugiere algún tipo de movimiento de convergencia global en torno a una serie de sujetos pasivos que reciben la acción de “globalizarse”: los mercados globalizados, los capitales transnacionales que circulan libremente en las economías globalizadas, las TIC globales, etc. Pareciera que diversos aspectos de la economía, la política y la sociedad de los países de todo el mundo han tenido a bien converger en algún punto. Un proceso naturalizado por el lenguaje hasta tal extremo que parece que se impone a nosotros de manera inevitable. En cualquier caso es cierto que la globalización afecta al conjunto de naciones a nivel mundial, predicando su interdependencia e intereses mutuos. Es un proceso global en sentido estricto. Ahora bien, ha provocado muy distintas consecuencias en las diferentes naciones.

Como ya aprendimos, las modernas sociedades capitalistas desde la revolución industrial, pero sobre todo a partir de su reordenación tras la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, conocieron un crecimiento y un nivel de bienestar espectacular. Así fue que el mundo vino a dividirse en países desarrollados y países en vías de desarrollo o no desarrollados (más recientemente el Norte y el Sur). Se impuso la lógica de que si éstos últimos querían ser desarrollados tendrían que seguir los pasos y recomendaciones de aquellos que lo habían logrado, así de simple. Lo cierto es que en la actualidad la desigualdad mundial es intolerablemente alta. Es la culminación de un proceso que ha sido incapaz de equilibrar la acumulación de riquezas en su sentido más amplio, con un reparto igualitario y justo de las mismas. 

El 68% de la población mundial posee un escaso 3% de la riqueza total. Por contra, un 0,7% de privilegiados tienen más del 40% de la fortuna global. Fuente: Credit Suisse Global Wealth Report 2013.

Los efectos radicalmente desiguales de la globalización ya los estudió concienzudamente el sociólogo Zygmunt Bauman antes de que comenzara el nuevo siglo. Hoy en día se  visualiza claramente en la “pirámide de la riqueza global” que mostramos aquí arriba, y así lo afirma Thomas Piketty al mostrar cómo las desigualdades en las rentas del trabajo pero sobre todo del capital han sido extremadamente altas de manera histórica, no siendo una excepción la actualidad. Rápidamente algunos países y determinadas élites mundiales fueron conscientes de los fracasos de la vía capitalista de desarrollo, de su ineficacia, y su dudosa virtud moral y ética. Estas corrientes son las que al final expondrán la idea del maldesarrollo capitalista como modelo a evitar, y el postdesarrollo como vía de continuación, asumiendo que la satisfacción del bienestar material por sí sola es insuficiente para la consecución del ideal humano. 

Ahora sí: ¿en qué punto de este mapa ubicamos a Bután? Le vamos a dedicar nuestra atención pero, ¿qué hace a Bután diferente? La respuesta corta es que han hecho una de las apuestas más serias por un modelo de desarrollo que supere los fracasos del modelo capitalista tal y como lo conocemos. La cuestión es cómo pretenden hacerlo y qué desafíos enfrentan y será sobre lo que se reflexione a continuación.

Leer artículo completo en El Orden Mundial.

Navegador de artículos