El Indo-Pacífico: lo que hay detrás del concepto.

El Indo-Pacífico: lo que hay detrás del concepto. Buques de la Armada de la India, Australia, Japón, Singapur y los Estados Unidos durante el Ejercicio Malabar en la bahía de Bengala (5/9/2007). Foto: U.S. Navy (Mass Communication Specialist Seaman Stephen W. Rowe) vía Wikimedia Commons (Dominio Público).

Autor:    9/05/2018

Fuente: Real Instituto Elcano.

 

En “La venganza de la geografía” Robert Kaplan advierte que la geografía no cambia. Lo que cambia es la manera en la que la concebimos. Y yo añadiría que las maneras de concebir la geografía nunca son neutras.

Hay motivos geográficos para defender el concepto de Indo-Pacífico. De alguna manera el Índico y el Pacífico son océanos complementarios. El tráfico marítimo que transita por el Estrecho de Malaca debe pasar primero por el Índico. El componente marítimo del proyecto OBOR de China requiere del Índico para su realización. En cuanto a biodiversidad marina el Índico y el Pacífico forman una unidad. Pero la introducción de nuevas concepciones geográficas no depende tanto del marco geográfico subyacente como de los intereses geopolíticos. Y hoy en día esos intereses geopolíticos existen en el contexto de la rivalidad entre EEUU y China.

Desde un punto geopolítico, hay ganadores y perdedores con la introducción del concepto.

El más obvio ganador es India. El concepto de Indo-pacífico le otorga una posición centralfrente a la marginación geográfica en que le deja la concepción habitual de Asia-Pacífico. El concepto de Indo-pacífico es un acicate para desarrollar su Armada y convertirse en una potencia naval. Precisamente la Estrategia de Seguridad Marítima que la Armada india elaboró en 2015 ya menciona el Indo-pacífico e incluye áreas del Pacífico Occidental como zonas de interés marítimo secundario para el país. Entre las zonas de interés marítimo primario incluye los cuellos de botella entre los dos océanos: los estrechos de Malaca, Sunda y Lombok.

El concepto de Indo-pacífico asimismo otorga una nueva importancia a Australia e Indonesia, dos potencias que están a caballo entre los dos océanos y que vienen a convertirse en sus nexos de unión. El Libro Blanco de la Defensa australiano de 2016 hace del Indo-pacífico el eje de su reflexión estratégica y señala que de su estabilidad dependen la seguridad y prosperidad nacionales. El Libro Blanco destaca a EEUU como a uno de los socios con quienes debe colaborar para asegurar la estabilidad del Indo-pacífico.

El Libro Blanco de la Defensa indonesio de 2015, en cambio, se atiene al concepto tradicional de Asia-Pacífico. El deseo de hacer valer su condición de potencia marítima que está a caballo entre dos océanos, que ya aparece en dicho Libro Blanco, y su protagonismo en la Asociación de la Cuenca del Océano Índico (IORA, según sus siglas en inglés) hacen previsible que en futuras ediciones Indonesia acabe abrazando el concepto de Indo-pacífico.

La perdedora es evidentemente China. El Índico tiene una importancia geoestratégica clave para China. Es por él que transita una parte importante del petróleo y gas que consume. También es la vía de comunicación más rápida hacia los mercados del África Subsahariana, cada vez más importantes para China.

La importancia que tiene el Índico para China puede apreciarse al analizar sus actividades en este océano, clave para la Iniciativa de la Franja y de la Ruta, en los últimos años. En relación con la Iniciativa señalada, aunque no exclusivamente, conectará Xinjiang con el puerto de Gwadar; la Zona Económica Especial del puerto Kyaukpyu en Myanmar, más el gasoducto que irá de esta Zona a China; la conexión viaria entre Kunming y el puerto bangladeshí de Chittagong, que atravesará Myanmar; el puerto de Hambantota en Sri Lanka. A los proyectos de conectividad, hay que sumar que en el Índico, por primera vez China ha proyectado su poder naval fuera de su vecindario más inmediato: participación de la marina china en operaciones de anti-piratería en el Golfo de Adén y la construcción de una base de apoyo naval en Yibuti.

Si hasta ahora China había podido operar en el Índico sin casi oposición, la situación cambiará probablemente en breve. El pasado noviembre, en los márgenes de la Cumbre de Asia Oriental, EEUU, Australia, India y Japón retomaron el Diálogo de Seguridad Cuatripartito(Quadrilateral Security Dialogue), que incluyó temas tales como la libertad de navegación, la seguridad marítima y el respeto al Derecho Internacional. La primera impresión es que en su aproximación al Indo-pacífico los aspectos de la seguridad y la libertad de navegación son los que van a primar.

Tal vez, para ver lo que hay detrás del concepto y lo que se persigue con él, convenga hacer referencia a la sesión informativa que el subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos de Asia del Este y el Pacífico, Alex N. Wong, dio el pasado 2 de abril en Washington para explicar la estrategia de la Administración Trump para una región Indo-Pacífica libre y abierta.

Wong dijo que por “libre” quiere decir que los países de la región se vean libres de coerción y que puedan seguir las vías que soberanamente decidan. “Libre” también significa sociedades más libres en términos de anticorrupción, derechos fundamentales, transparencia y buen gobierno. “Abierta” alude a líneas de comunicación marítima y abierta, a logística e infraestructuras, que favorezcan realmente la integración regional y el crecimiento económico y que se desarrollen en un ambiente favorable a la inversión.

Las potencias del Diálogo de Seguridad Cuatripartito acaso sientan que las batallas de la vigencia de la Convención de NNUU sobre Derecho del Mar y de la libre navegación están perdidas en el mar del Sur de China y deseen que este escenario no se repita en el Océano Indico.

Finalmente, en lo que se refiere a la UE, la impresión es que la reflexión sobre el Indo-Pacífico y sus implicaciones geoestratégicas apenas ha comenzado. En la Estrategia Global de la UE, publicada en junio de 2016, el término “Indo-pacífico” sólo aparece una vez y de una manera muy marginal en la frase: “En todas las regiones del Indo-Pacífico y del este asiático, la UE promoverá los derechos humanos y apoyará las transiciones democráticas, como la de Myanmar/Birmania”. Irónicamente, en las líneas precedentes la Estrategia menciona varios objetivos en Asia, que habrían sido perfectamente aplicables al Indo-Pacífico: defensa de la libertad de navegación, defensa del respeto al Derecho Internacional, incluido el Derecho del Mar, apoyo a la formación de capacidades marítimas de ASEAN… Tal vez estos últimos años la UE haya estado tan preocupada por insertarse en la arquitectura de seguridad en Asia-Pacífico y por la situación en el mar del Sur de China que haya pasado por alto que el Pacífico entretanto había crecido y se había convertido en el Indo-Pacífico.

La fiebre del Ártico.

Fuente: elordenmundial.com

Autor: Juan Pérez Ventura.

Aunque pueda parecer un lugar marginado, apartado del centro del Mundo, alejado de las zonas estratégicas donde tienen lugar las relaciones importantes a nivel internacional, lo cierto es que el Ártico se ha vuelto a descubrir como un punto geoestratégico, y en el que confluyen tantos intereses económicos como fronteras de países.

Los dos mayores beneficiados del descubrimiento de nuevos yacimientos de gas y petróleo son Rusia y Canadá, aunque son algunos más los países que se disputan los recursos naturales que esconde el Ártico. Se calcula que en la región hay 10.000 millones de toneladas de hidrocarburos.

La fiebre por el “oro negro” se ha desatado en el Océano Glacial Ártico para pesadilla de las organizaciones ecologistas. Cinco países -Rusia, EE.UU., Noruega, Dinamarca y Canadá- tienen intereses en la región, que esconde, según los rusos, 10.000 millones de toneladas de hidrocarburos.

En total, se estima que un 25% de las reservas mundiales sin descubrir de petróleo y gas se encuentran allí. “Hemos obtenido pruebas suficientes para demostrarlo”, asegura el científico ruso Víctor Poselov. Poselov basa su optimismo en el material geofísico recabado por los batiscafos “Mir-1″ y “Mir-2″.

Estos ingenios, con tres ocupantes a bordo cada uno, se posaron a principios de agosto en el fondo marino del Ártico, donde depositaron una bandera rusa. Las autoridades del país ya preparan una nueva expedición que partirá en noviembre.

Por su parte, Canadá tiene previsto construir un nuevo puerto de aguas profundas y una base de adiestramiento militar para climas fríos en Resolute Bay, un remoto asentamiento esquimal en el extremo noreste del país, según ha anunciado Stephen Harper, primer ministro canadiense.

El problema de la propiedad

Harper ha defendido además recientemente las reivindicaciones canadienses sobre el Pasaje del Noroeste, un tramo de océano helado en el Ártico que conecta el Atlántico y el Pacífico. Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y Rusia lo consideran aguas internacionales. Dinamarca, mientras tanto, acaba de enviar una misión a la zona para demostrar que el “espinazo” de Lomonosov es, en realidad, continuación de Groenlandia, bajo soberanía danesa.

“La dificultad para establecer la propiedad estriba en que, a diferencia de la Antártida, que es un continente, el Ártico es un océano helado, sujeto al régimen de las aguas”, apunta Antonio Remiro, catedrático de Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid. “Sin embargo, el deshielo y los avances tecnológicos están provocando un cambio en la geopolítica de la región. En este nuevo decorado, los países ribereños podrán reclamar sus derechos sobre la plataforma continental residual que está más allá de su jurisdicción”, añade Remiro.

Desde Greenpeace España, su responsable contra el cambio climático, Raquel Montón, denuncia que se aproveche el deshielo de la región -que se está produciendo tres veces más rápido de lo previsto- para conseguir más combustibles fósiles y seguir destruyendo el planeta. “El Ártico, un ecosistema frágil y vital para la salud de la Tierra, debería ser inexpugnable. Pero la legislación es muy laxa al tratarse de un océano helado”, se lamenta.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) subrayó la necesidad de fortalecer la gobernanza y la gestión para evitar que la demanda de recursos naturales dañe el frágil ecosistema del Ártico.

En su informe anual sobre el medio ambiente, el PNUMA indicó que la desaparición del hielo ártico facilita el acceso a los recursos naturales como el gas y el petróleo, lo cual provoca el aumento de la actividad humana.

En 2012, la capa de hielo ártico alcanzó un mínimo de casi tres millones y medio de kilómetros cuadrados, la mitad del promedio registrado en las décadas de los años 80 y 90.

Por su parte, el director del PNUMA, Achim Steiner, advirtió que el derretimiento del hielo ártico está causando una demanda de los propios combustibles fósiles que fueron los primeros responsables del deshielo.

Agregó que el retroceso del hielo también provoca que la ruta marina septentrional y el pasaje del noroeste se abran a la navegación en ciertas épocas del año, lo que aumentaría el impacto medioambiental.

¿Será el Ártico el escenario de una nueva “Fiebre del oro” del S.XXI?