Geografía Política. Espacio y Poder

Recursos para comprender el mundo del presente.

Archivo para la etiqueta “Estado Islámico”

La escasez de agua une a Iraq y Estado Islámico contra Turquía.

Hay una cosa en la que el gobierno iraquí y el Estado Islámico están de acuerdo: Turquí está usando más agua que la que le correspondería en justicia.

Artículo completo (en inglés): www.bloomberg.com

EL ESTADO ISLÁMICO: DECLIVE Y EXPANSIÓN.

Fuente: elordenmundial.com

Autor:  · 8 MAY, 2015

 

A día de hoy, el Califato del Estado Islámico y su yihadismo radical podrían considerarse como una de las principales amenazas para el mundo occidental. Sus ambiciones territoriales y su estrategia terrorista han puesto en jaque la seguridad de naciones europeas y de los países árabes vecinos. Su menosprecio a las leyes internacionales y a los derechos humanos ha colocado a toda la comunidad internacional en su contra. Al menos, aparentemente.

Pese a todos estos factores, el Estado Islámico perdura hasta hoy, viéndose diezmado en algunos frentes, pero extendiendo su influencia en otros. Por lo general, y haciendo una breve revisión de la historia internacional, cada vez que un actor pequeño o mediano chocaba con los intereses hegemónicos y quedaba tan aislado de la comunidad internacional su existencia peligraba. Así fue como el régimen de Sadam Hussein acabó derribado, o como el movimiento talibán tuvo que recluirse en una eterna guerra de insurgencia en las zonas recónditas de Afganistán.

¿Por qué el Estado Islámico sigue existiendo? ¿Cuál es la estrategia o los factores que permiten que la mayor organización terrorista de todos los tiempos parezca no tener un final cercano?

Una guerra de Segunda Generación: la falta de recursos

Aunque desde la comunidad internacional se haya condenado en todos los sentidos las actividades del Estado Islámico, los que a día de hoy siguen liderando la lucha contra el yihadismo son actores regionales que se enfrentan a una severa falta de recursos y medios.

Trinchera kurda en el frente de Salah ad Din, Irak. Antonio Ponce (30 de Enero 2015)

En Irak, los peshmerga kurdos disponían en un primer momento de armamento exsoviético y de baja calidad. Tras la ofensiva de agosto, y sobre todo a lo largo de los últimos meses, el flujo de armamento ligero y pesado por parte de países como Estados Unidos o Alemania ha ido aumentando, con muchas limitaciones. La mayoría de las unidades que mantienen la larga línea del Gobierno Regional del Kurdistán han sufrido las disputas con Bagdad sobre los presupuestos y la distribución petrolífera. A parte, el envío de armamento directamente a los kurdos levanta temores y recelos en Bagdad, por lo que una de las zonas que más han sido embestidas por el Estado Islámico pervive con muchos obstáculos.

Numerosos peshmerga han recurrido directamente al mercado negro para comprar sus armas, aunque el precio de estas se ha disparado en el último año debido al crecimiento de la demanda. El gobierno kurdo, buscando nuevas formas de subvencionar el ejército, emprendió el pasado mes de abril una campaña de recaudación de fondos, llamada Ranji Shahidan, buscando las donaciones de las empresas petrolíferas que trabajan en la zona (ExxonMobile, Chebron, Gazprom y Total).

El ejército federal iraquí ha empezado a reorganizarse en torno a las milicias chiíes, dando una estructura de autodefensa a un Estado que había quedado totalmente desprotegido tras la ofensiva del verano pasado, en la que el ejército iraquí se disolvió en su huida del avance islamista. Estas milicias carecen del adiestramiento de un militar profesional, lo que limita mucho su efectividad.

En Siria, los actores vuelven a ser los kurdos al norte, dirigidos por las Unidades de Protección Popular (YPG) y Unidades de Protección de la Mujer (YPJ). Estas organizaciones, vinculadas al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), siguen aún en las listas de organizaciones terroristas de muchos países. Debido a esto, su situación de recursos armamentísticos es más penosa que la de sus hermanos iraquíes, ya que están mucho menos respaldados por la comunidad internacional y cuyo apoyo supondría una ofensa para Turquía

Artículo completo..

Estado Islámico, ¿realmente un Estado?

Fuente: Nuevo Orden Mundial

Autor: Martí Nadal, 13/04/2015.

Desde Alepo, en el norte de Siria, hasta Diyala, en el este de Irak, los gobiernos de Damasco y Bagdad se han desvanecido. Este territorio donde habitan alrededor de siete millones de personas de mayoría ampliamente sunita  se encuentra ahora bajo el mando de la organización yihadista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS en su acrónimo en inglés, o Daesh, en árabe). La conquista de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, durante el verano de 2014, hizo saltar las alarmas en Oriente Medio. La victoria militar envalentonó a Abu Bakr al-Baghdadi, líder de la organización, que proclamó la restauración del Califato Islámico establecido tras la muerte del profeta Mahoma y que no desapareció hasta la desintegración del imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial. En consecuencia, la organización terrorista cambió su nombre por el de Estado Islámico y exhortó a todos los musulmanes a unirse al recién fundado estado salafista pretendidamente regido por los principios fundacionales del Islam.

¿Pero es el Estado Islámico verdaderamente un país? ¿Posee las características de los estados? ¿Ejerce las obligaciones que se les suponen? ¿Reconocen sus ciudadanos a los salafistas como sus soberanos gobernantes? ¿Se comporta como un estado? ¿Lo tratan como tal otros países? ¿Es viable hacer la guerra mientras se construye una nación? Estas cuestiones no son baladí porque el Estado Islámico posee características que lo hacen diferente a cualquier otra organización yihadista del estilo de al-Qaeda. El Estado Islámico no es otro grupo terrorista que golpea y se esconde. Tiene un gobierno, tiene un territorio, tiene una población bajo su control, tiene una estructura administrativa, tiene ley, tiene sus propios ingresos y, más importante todavía, tiene la determinación de no ser mandado por nadie. Sin embargo, el Califato también posee los enemigos más poderosos de la región y del mundo. Los Estados Unidos e Irán han forjado una singular alianza para poner fin a su expansión. Pero esto no tiene porque ser un impedimento para desarrollar un proyecto de construcción estatal. De hecho, tal y como  escribió el sociólogo Charles Tilly, “la guerra hizo al estado y el estado hizo la guerra”.

El Estado: monopolio de la violencia y soberanía

¿Qué es un Estado? Max Weber concibió la definición más conocida: “Una comunidad humana que (con efectividad) reivindica el monopolio del legítimo uso de la fuerza física en un territorio determinado”. Efectivamente el Estado Islámico  aspira a ser el único grupo armado en sus territorios. En el libro ISIS: Inside the Army of Terror recientemente publicado por los analistas de Oriente Medio Hassan Hassan y Michael Weiss se destaca que “Cuando el Estado Islámico captura un territorio, establece una suerte de orden y ejerce tolerancia cero contra todo tipo de oposición o de ostentación de armas en público. Inmediatamente desarma a los grupos locales”. Esta estrategia es especialmente eficiente en las ciudades. Pero los territorios rurales están habitados por las tribus, agentes políticos y militares de vital importancia en los desiertos de Irak y Siria. Por el momento las tribus permanecen aliadas al Estado Islámico, el caballo ganador a principios de 2015, aunque no rehúsan permanecer enteramente subyugadas a él. Otro asunto que rebaja el poder coercitivo del Califato es la guerra misma. El Estado Islámico está luchando contra grupos rebeldes y kurdos en las provincias Sirias de Alepo y Hasaka, contra al-Asad en Homs y Deir ez-Zor, contra el ejército de Irak y milicias chiitas respaldadas por Irán en Anbar, Saladino y Diyala y contra los Peshmergas en Nínive y Kirkuk. Los combates terrestres combinados con el asedio aéreo de la coalición liderada por los EUA hace imposible que el Estado Islámico ejerza con plenitud el monopolio de la violencia en los territorios disputados. A pesar de estas consideraciones y como veremos más adelante, el Califato desempeña una tarea notable en este ámbito en las regiones bajo su control.

Volviendo a la definición de estado de Weber, es crucial analizar qué significa ejercer la violencia de formalegítima. Su explicación incluía tres tipos de legitimación: tradicional, los gobernantes representan la continuación de una autoridad pasada; carismática, basada en las virtudes del liderazgo; y legal, establecida por la validez dada a un conjunto de normas. El Estado Islámico reivindica ser el legítimo soberano de su territorio y de las personas que habitan en él debido a una mezcla de las tres. Tal y como se explicó previamente, los yihadistas declaran ser los verdaderos herederos del Califato que sucedió a Mahoma, y su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, se ha coronado como el Califa de todos los musulmanes. Además, una biografía de al-Baghdadi ampliamente difundida entre círculos yihadistas asegura que es descendiente de la misma tribu que el profeta. En segundo lugar, aunque al-Baghdadi no puede aparecer a menudo en público y de este modo ejercer un liderazgo más visible por razones de seguridad, los simpatizantes 2.0 de los salafistas que tanto han sorprendido a los medios occidentales se encargan de ensalzar su figura. Entre sus logros más destacados se encuentra ser el Leo Messi de su mezquita. La legitimidad legal viene dada por una imposición severa de la Sharia, la ley islámica, fundamentada en una interpretación radical del Corán, el libro sagrado, y el Hadiz, las enseñanzas de Mahoma.

Esto, sin embargo, son sólo reivindicaciones hechas por los salafistas. ¿Sienten los sirios e iraquíes bajo su control que realmente son los legítimos portadores del poder coercitivo? Esta pregunta añade a la discusión sobre la condición de estado del Califato una característica esencial: la soberanía. Extraído del pensamiento de Isaiah Berlin, Robert H. Jackson aplicó al marco de las relaciones internacionales los conceptos de soberanía negativa y positiva. La primera es una característica establecida por el sistema de estados internacional y se basa en el principio de no intervención en los asuntos internos de otros países. En este caso el Estado Islámico no es un actor soberano porque no es reconocido por ninguna otra nación y por ente no es tratado como tal. No existe implicación legal alguna en bombardear o cruzar sus territorios sin su permiso. Cuando los EUA y la coalición de países árabes iniciaron los ataques aéreos tuvieron que lidiar con los gobiernos reconocidos internacionalmente como soberanos de Siria e Irak.  El Estado Islámico carece de soberanía negativa porque no es un estado de jure.

El profesor Raymond Hinnebusch señaló que Oriente Medio funciona mediante un modelo donde los estados se dividen entre los defensores del status quo –los que abogan por mantener el actual orden regional- y losrevisionistas –los que pretenden revertirlo-. La República Islámica de Irán, un país de mayoría chiita, es desde la revolución de 1979 el padrino de los estados revisionistas y es por eso que activamente fomenta el conflicto. Su estrategia más común es la de utilizar milicias que actúan de quinta columna en países delstatus quo para así invertir el equilibrio de poder (e.g. Hezbolá en el Líbano, Hamás en Gaza, los Hutíes en Yemen, o la mayoría chiita en Bahréin). Esta dicotomía es la causa de multitud de conflictos que sacuden actualmente Oriente Medio debido a la disputa por el liderazgo de la región entre Arabia Saudita y sus aliados del Golfo e Irán lo que ha originado una suerte de Guerra Fría. La supremacía económica de los EUA ha ayudado a mantener los países de la zona alineados con el status quo mientras que Irán se ha quedado sólo con dos aliados en la región: La Siria de Bachar al-Asad y el Irak post-Saddam dominado por su mayoría chiita.

sunni_shia_nasr

Además de amenazar a sus aliados, el Estado Islámico ha desarrollado un tipo de yihad que tacha a los musulmanes no sunitas de apóstatas. Esta interpretación de la yihad conocida como takfirismo ha sidoexcusa para masacrar a los chiitas. En 2013 apareció uno de los primeros videos que lamentablemente harían famoso al grupo. Tres camioneros sirios vuelven de Irak cuando se encuentran con un control de carretera de los yihadistas. Tras un breve cuestionario, suspendido, sobre los rituales de rezo sunitas para averiguar la confesión religiosa de los conductores, son tiroteados en la cuneta.

Estas prácticas fueron ampliamente desarrolladas por el padre del que ahora es el Estado Islámico, el jordano Abu Musab al-Zarqawi, que comandó la franquicia de al-Qaeda en Irak tras la invasión americana hasta su muerte en 2006. Su violencia contra otros musulmanes le valió la desaprobación de Aymán al-Zawahiri, ahora líder de al-Qaeda. Disputas por el liderazgo de la yihad en Siria y el takfirismo del ISIS fueron los motivos que llevaron a al-Zawahiri a romper relaciones con al-Baghdadi. Además, la violencia sectaria de los yihadistas no hace más que acrecentar las tensiones religiosas previamente ya existentes entre sunitas y chiitas, las dos mayores comunidades de musulmanes.

uytr

Aunque los países del Golfo y Turquía, aliados de los EUA, ayudaron al Estado Islámico en Siria desde sus inicios, esto tenía la intención de desmantelar la influencia de Irán en el Levante e Irak y no la de engendrar una nueva entidad política en la región. El Estado Islámico nunca disfrutará de soberanía negativa porque no tiene amigos que le reconozcan públicamente como estado. Asimismo, es importante hacer notar que el Califato no funciona completamente mediante la lógica de los estados y por eso no busca alianzas que pueda mantener a largo plazo –aunque no por ello no ha dudado en hacer negocios con los enemigos que dice odiar. Parte de esta estrategia de corto alcance es culpa de un imaginario escatológico que ve en Siria el campo de batalla que enfrentará las fuerzas de los infieles contra las de los verdaderos musulmanes en un combate que traerá el apocalipsis. La misión del Califato no es la de revertir el orden regional; es la de erradicarlo.

Por otro lado, la soberanía positiva de Jackson se basa en la capacidad del gobernante de implementar y hacer cumplir sus deseos políticos. No es una característica dada por otros países, “es una cuestión de ser un estado organizado en la realidad doméstica”. La soberanía positiva está relacionada con el de factoejercicio de los deberes del estado. Muchos estados reconocidos por la comunidad internacional –y que por ello disfrutan de soberanía negativa- son en realidad naciones fallidas porque son incapaces de dominar sus territorios (e.g. Libia, Yemen o Somalia). Como veremos, el Estado Islámico tiene más soberanía positiva que muchos otros países con escaño en las Naciones Unidas.

Artículo completo.

El nuevo frente entre Estado Islámico, al Qaeda, Irán y Arabia Saudita.

Fuente: BBC, 27/03/2015.

Un presidente acosado, rebeldes chiitas hutíes, tribus sunitas, Arabia Saudita, Irán, Al Qaeda y, ahora, Estado Islámico: Yemen es un caldero en el que se cocinan en una combinación tóxica los intereses enfrentados de todos estos actores.

La compleja situación de seguridad que vive el país se tornó aún más violenta el jueves, cuando Arabia Saudita lanzó una campaña de ataques aéreos contra los rebeldes de la tribu hutí.

Según los sauditas, su intervención militar busca “defender el legítimo gobierno” del presidente Abdrabbuh Mansour Hadi, quien se ha refugiado en Riad, capital de Arabia Saudita.

Además, dicen, cuentan con el apoyo de Sudán, Marruecos, Egipto y Pakistán, que están dispuestos, si es necesario, a participar activamente en la contienda.

Lea también: viaje a un país que se desintegra

¿Puede entonces explotar en Yemen un conflicto regional más amplio? El periodista de la BBC Frank Gardner analiza la posible respuesta.

————————————————————————————-

¿Quiénes son los actores del conflicto?

Los hutíes: rebeldes chiitas, están en el norte. Tomaron el control de la capital, Saná, el año pasado, y han expandido su influencia otras zonas. Se dice que Irán los respalda.

Hay distintos actores en juego en Yemen.

Hay distintos actores en juego en Yemen.

Hay distintos actores en juego en Yemen.

presidente Hadi: Respaldado por Arabia Saudita. Cuenta con partidarios militares y policiales, y de la milicia conocida como los Comités de Resistencia Popular, que está tratando de luchar contra los rebeldes en su bastión en el sur.

Al Qaeda en la Península Arábiga:Considerado por EE.UU. como la rama más peligrosa de Al Qaeda, se opone tanto a los hutíes como al presidente Hadi.

Estado Islámico: Una filial yemení de EI ha surgido recientemente.

Leer artículo completo.

Navegador de artículos