Geografía Política. Espacio y Poder

Recursos para comprender el mundo del presente.

Archivo para la etiqueta “conflictos”

Derrotas humillantes del S.XX.

Fuente: elordenmundial.com

Autor: Antonio Ponce.

El siguiente artículo se dedica a hacer una mera reseña histórica de distintos enfrentamientos entre potencias dispares que supusieron una gran humillación en su tiempo. En la guerra y la política se encuentran pocos momentos donde el heroísmo, la astucia o principalmente, la suerte, hayan dado un vuelco gigantesco al destino de las naciones.

La Batalla de Varsovia (1920)

Rusia vs Polonia

También conocida como “El Milágro del Vístula”, este acontecimiento militar tuvo unas consecuencias infravaloradas para la historia de Europa del periodo de entreguerras.

La guerra comenzó por las tensiones fronterizas. Polonia, que acababa de cobrar su independencia tras más de 100 años de yugo, quería recuperar los territorios soberanos que aún le faltaban. Rusia empezaba a consolidarse nuevamente como una nación fuerte tras las victorias decisivas contra el Ejército Blanco. Un ambicioso Lenin entendió a Polonia como un posible puente para extender su revolución al corazón de la Europa capitalista. Además, dentro de la concepción imperialista de la Gran Rusia, Polonia para muchos grandes generales moscovitas era simplemente una provincia más.

Ambas naciones se disputaron el control de la vecina Ucrania, y pese a la decisiva iniciativa polaca el gobierno de Varsovia tuvo que pasar a la defensiva tras la derrota de Kiev en Junio de 1920.

Captura de pantalla 2014-07-16 a la(s) 12.13.57El avance ruso se cierne sobre Varsovia. Agosto de 1920.

La estrategia

Para Julio de 1920, el Ejército Rojo recorría Polonia como si un torrente de lava se tratase, dirigiéndose al corazón del país. Todos los intentos de crear una defensa efectiva habían fracasado rotundamente y la desesperación paralizaba a un Gobierno que daba por perdida la recién lograda independencia.

El Jefe de Estado de Polonia, Józef Pilsudksi, propuso un último plan defensivo altamente arriesgado. La idea consistía en retirar todas sus tropas a lo largo del río Vístula y reorganizarlas en tan sólo cuestión de días para frenar al enemigo a la entrada de la capital polaca. El ejército polaco debía dividirse en varios grupos de ataques. Al norte, el general Sikorski aguantaría en la fortaleza de Modlin, evitando que se rodeara la ciudad. El mismo Pilsudksi, basándose en un informe de inteligencia algo dudoso, lideraría al Ejército de Asalto desde el sur con apenas unos 20.000 hombres que se encargaría de lanzar un ataque sorpresa sobre un punto débil del Ejército Rojo. Las pocas divisiones restantes tendrían que defender mientras la ciudad y evitar su caída.

Los riesgos de la estrategia eran tales que varios generales tildaron de “aficionado” a Pilsudksi y de no tener la suficiente experiencia militar. Quedaban tan sólo días para la realización del contraataque y muchas de las tropas polacas se encontraban a más de 150 kilómetros de su supuesta posición, desorganizadas y malheridas por las victorias previas del Ejército Rojo. La moral estaba por los suelos. Las tropas polacas estaban fatigadas de los combates y las marchas forzadas. Muchas de las unidades que se iban a usar en la defensa habían sido aplastadas o duramente golpeadas por los rusos. El día previo a la gran batalla Pilsudksi se encontró a sus soldados con problemas de munición (el Ejército Polaco usaba armas de cinco países distintos), heridos o incluso en algunas ocasiones, descalzos.

La fe en la resistencia polaca era tan escasa que cuando el 13 de agosto los rusos llegaron al pueblo cercano de Radzymin, todos los embajadores extranjeros abandonaron Varsovia. Incluso cuando el plan de Pilsudski fue interceptado por la inteligencia rusa les pareció tal disparate que el alto mando soviético lo tomó por una completa farsa. La propaganda rusa anunciaba la caída inminente de Varsovia y el comienzo de un sueño soviético en Europa occidental.

 Captura de pantalla 2014-07-16 a la(s) 12.16.52El contraataque polaco (verde) en todo su esplendor. 14 de Agosto de 1920.

Resultado

Aunque las tropas polacas consiguieron resistir el ataque a duras penas, la contraofensiva del Grupo de Asalto penetró por un punto flaco de los rusos y cortó sus líneas de suministro. El contraataque de Pilsudski consiguió desbaratar las líneas rusas y estuvo a punto de rodearlas por completo. El Primer ejército polaco, intentando cortar la retirada del enemigo, recorrió 260 kilómetros en menos de seis días, combatiendo continuamente y con apenas horas para dormir. El Ejército Rojo cayó en desbandada. Tan sólo algunos de sus regimientos intentaron detener la contraofensiva, cayendo por ello en un cerco total y viéndose obligados a rendirse.

La guerra dio un giro absoluto y Lenin se apresuró a firmar la paz. La batalla de Varsovia frenó totalmente el avance ruso hacia el Occidente. El sueño del expansionismo soviético se retrasó veinte años.

“La historia de la civilización contemporánea no conoce un evento de mayor importancia que la batalla de Varsovia de 1920, y ningún otro cuyo significado haya sido más menospreciado.” – Sir Edgar Vincent d’Abernon

Aclaraciones

Hay que constatar que la Rusia bolchevique acababa de salir de la derrota de la Primera Guerra Mundial y arrastraba las consecuencias de una dura guerra civil. Muy lejos de ser el gran Ejército Rojo que despacharía al curtido 6º Ejército de la Wehrmacht más de dos décadas después, las fuerzas rusas padecían duras luchas internas y parte de los refuerzos que iban a destinarse a Varsovia se desviaron por orden del mismo Stalin.

Artículo completo

 

¿Existe una relación entre el conocimiento de geografía y la actitud bélica?

Autor: Lluis Torrent, 04/11/2014.

Fuente: www.unitedexplanations.org

¿Dónde está Ucrania? Esta es la pregunta realizada a un total de 2,066 estadounidenses entre el 28 y el 31 de marzo de 2014. Las respuestas se representaron en el mapa superior en forma de puntos (aquí en grande). Estas son las localizaciones dónde los encuestados creen que está Ucrania. Los puntos se han coloreado en rojo para representar las respuestas más precisas, y en azul las más alejadas de la realidad.

Tal y como se puede apreciar el 84% de los estadounidenses encuestados fue incapaz de localizar adecuadamente Ucrania en el mapamundi (¡un buen puñado la localizaron en Groenlandia!), justo en un momento en el que los medios de comunicación no dejaban de hablar del conflicto en el país. En el gráfico inferior se puede observar el número de búsquedas en Google de la palabra “Ukraine” (Ucrania) procedentes de los Estados Unidos durante el período en el que se realizó la encuesta. Tal y como se puede observar el pico de búsquedas coincide con la entrada de las tropas rusas en la península de Crimea, a principios del mes de marzo, momento en el que laatención mediática sobre el conflicto tuvo su momento álgido.

Pero, ¿realmente importa si los estadounidenses saben situar o no a Ucrania en un mapa? Lainvestigación realizada por Survey Sampling International Inc. (SSI) sugiere que sí: la información, o la ausencia de la misma, puede influir en las actitudes de los estadounidenses sobre el tipo de políticas que quieren que su gobierno lleve a cabo y la capacidad de las elites para dar forma a esa agenda. Los investigadores vieron que la mayoría de las personas que respondieron a la encuesta se mostraba indecisa acerca de qué acción debía hacer su gobierno en relación al conflicto ucraniano. Los encuestados se mostraban poco propensos a realizar acciones con alto coste económico (sólo el 13% estaba a favor de una intervención militar mientras que el 45% era favorable a un boicot sobre Rusia en la cumbre del G-8, algo que terminó ocurriendo).

Pero, y aquí viene la parte desconcertante, cuánto más lejos localizaban los encuestados a Ucrania respecto a su ubicación real más proclives eran a una intervención militar de los Estados Unidos en el conflicto. Así pues cuánto menos precisos eran los participantes en su respuesta mayor era su percepción de amenaza de Rusia hacia los intereses estadounidenses y, en consecuencia, mayor era su interés de que los EE.UU. hicieran uso de la fuerza en el conflicto. Todos estos efectos son estadísticamente significativos a un nivel del 95 por ciento de confianza. Evidentemente la política exterior de un país no viene definida por las habilidades de geografía de su población sino por muchos otros factores de tipo geoestratégico, entre otros. Aún así, no deja de sorprender como la formulación de la opinión pública puede venir condicionada, aunque sea levemente, por la capacidad de situar a un país en el mapa.

Foto de portada: Localización de Ucrania según una encuesta a 2,066 estadounidenses, fuente: Thomas Zeitzoff / The Monkey Cage

Un mundo de refugiados.

Cada día, 42.500 personas se ven obligadas a huir de sus casas porque su vida corre peligro. En 2014 se contabilizó la cifra más alta de desplazados forzosos desde la Segunda Guerra Mundial. Fueron casi 60 millones, según el informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Entre 2013 y 2014 se ha producido el mayor incremento anual registrado hasta la fecha: ocho millones

Repasa las principales zonas del mundo a las que han tenido que escapar los refugiados por conflictos bélicos y persecuciones, a través de las siguiente infografías y gráficos interactivos.

refugiados

Fuente: elpais.com

Estado Islámico, ¿realmente un Estado?

Fuente: Nuevo Orden Mundial

Autor: Martí Nadal, 13/04/2015.

Desde Alepo, en el norte de Siria, hasta Diyala, en el este de Irak, los gobiernos de Damasco y Bagdad se han desvanecido. Este territorio donde habitan alrededor de siete millones de personas de mayoría ampliamente sunita  se encuentra ahora bajo el mando de la organización yihadista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS en su acrónimo en inglés, o Daesh, en árabe). La conquista de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, durante el verano de 2014, hizo saltar las alarmas en Oriente Medio. La victoria militar envalentonó a Abu Bakr al-Baghdadi, líder de la organización, que proclamó la restauración del Califato Islámico establecido tras la muerte del profeta Mahoma y que no desapareció hasta la desintegración del imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial. En consecuencia, la organización terrorista cambió su nombre por el de Estado Islámico y exhortó a todos los musulmanes a unirse al recién fundado estado salafista pretendidamente regido por los principios fundacionales del Islam.

¿Pero es el Estado Islámico verdaderamente un país? ¿Posee las características de los estados? ¿Ejerce las obligaciones que se les suponen? ¿Reconocen sus ciudadanos a los salafistas como sus soberanos gobernantes? ¿Se comporta como un estado? ¿Lo tratan como tal otros países? ¿Es viable hacer la guerra mientras se construye una nación? Estas cuestiones no son baladí porque el Estado Islámico posee características que lo hacen diferente a cualquier otra organización yihadista del estilo de al-Qaeda. El Estado Islámico no es otro grupo terrorista que golpea y se esconde. Tiene un gobierno, tiene un territorio, tiene una población bajo su control, tiene una estructura administrativa, tiene ley, tiene sus propios ingresos y, más importante todavía, tiene la determinación de no ser mandado por nadie. Sin embargo, el Califato también posee los enemigos más poderosos de la región y del mundo. Los Estados Unidos e Irán han forjado una singular alianza para poner fin a su expansión. Pero esto no tiene porque ser un impedimento para desarrollar un proyecto de construcción estatal. De hecho, tal y como  escribió el sociólogo Charles Tilly, “la guerra hizo al estado y el estado hizo la guerra”.

El Estado: monopolio de la violencia y soberanía

¿Qué es un Estado? Max Weber concibió la definición más conocida: “Una comunidad humana que (con efectividad) reivindica el monopolio del legítimo uso de la fuerza física en un territorio determinado”. Efectivamente el Estado Islámico  aspira a ser el único grupo armado en sus territorios. En el libro ISIS: Inside the Army of Terror recientemente publicado por los analistas de Oriente Medio Hassan Hassan y Michael Weiss se destaca que “Cuando el Estado Islámico captura un territorio, establece una suerte de orden y ejerce tolerancia cero contra todo tipo de oposición o de ostentación de armas en público. Inmediatamente desarma a los grupos locales”. Esta estrategia es especialmente eficiente en las ciudades. Pero los territorios rurales están habitados por las tribus, agentes políticos y militares de vital importancia en los desiertos de Irak y Siria. Por el momento las tribus permanecen aliadas al Estado Islámico, el caballo ganador a principios de 2015, aunque no rehúsan permanecer enteramente subyugadas a él. Otro asunto que rebaja el poder coercitivo del Califato es la guerra misma. El Estado Islámico está luchando contra grupos rebeldes y kurdos en las provincias Sirias de Alepo y Hasaka, contra al-Asad en Homs y Deir ez-Zor, contra el ejército de Irak y milicias chiitas respaldadas por Irán en Anbar, Saladino y Diyala y contra los Peshmergas en Nínive y Kirkuk. Los combates terrestres combinados con el asedio aéreo de la coalición liderada por los EUA hace imposible que el Estado Islámico ejerza con plenitud el monopolio de la violencia en los territorios disputados. A pesar de estas consideraciones y como veremos más adelante, el Califato desempeña una tarea notable en este ámbito en las regiones bajo su control.

Volviendo a la definición de estado de Weber, es crucial analizar qué significa ejercer la violencia de formalegítima. Su explicación incluía tres tipos de legitimación: tradicional, los gobernantes representan la continuación de una autoridad pasada; carismática, basada en las virtudes del liderazgo; y legal, establecida por la validez dada a un conjunto de normas. El Estado Islámico reivindica ser el legítimo soberano de su territorio y de las personas que habitan en él debido a una mezcla de las tres. Tal y como se explicó previamente, los yihadistas declaran ser los verdaderos herederos del Califato que sucedió a Mahoma, y su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, se ha coronado como el Califa de todos los musulmanes. Además, una biografía de al-Baghdadi ampliamente difundida entre círculos yihadistas asegura que es descendiente de la misma tribu que el profeta. En segundo lugar, aunque al-Baghdadi no puede aparecer a menudo en público y de este modo ejercer un liderazgo más visible por razones de seguridad, los simpatizantes 2.0 de los salafistas que tanto han sorprendido a los medios occidentales se encargan de ensalzar su figura. Entre sus logros más destacados se encuentra ser el Leo Messi de su mezquita. La legitimidad legal viene dada por una imposición severa de la Sharia, la ley islámica, fundamentada en una interpretación radical del Corán, el libro sagrado, y el Hadiz, las enseñanzas de Mahoma.

Esto, sin embargo, son sólo reivindicaciones hechas por los salafistas. ¿Sienten los sirios e iraquíes bajo su control que realmente son los legítimos portadores del poder coercitivo? Esta pregunta añade a la discusión sobre la condición de estado del Califato una característica esencial: la soberanía. Extraído del pensamiento de Isaiah Berlin, Robert H. Jackson aplicó al marco de las relaciones internacionales los conceptos de soberanía negativa y positiva. La primera es una característica establecida por el sistema de estados internacional y se basa en el principio de no intervención en los asuntos internos de otros países. En este caso el Estado Islámico no es un actor soberano porque no es reconocido por ninguna otra nación y por ente no es tratado como tal. No existe implicación legal alguna en bombardear o cruzar sus territorios sin su permiso. Cuando los EUA y la coalición de países árabes iniciaron los ataques aéreos tuvieron que lidiar con los gobiernos reconocidos internacionalmente como soberanos de Siria e Irak.  El Estado Islámico carece de soberanía negativa porque no es un estado de jure.

El profesor Raymond Hinnebusch señaló que Oriente Medio funciona mediante un modelo donde los estados se dividen entre los defensores del status quo –los que abogan por mantener el actual orden regional- y losrevisionistas –los que pretenden revertirlo-. La República Islámica de Irán, un país de mayoría chiita, es desde la revolución de 1979 el padrino de los estados revisionistas y es por eso que activamente fomenta el conflicto. Su estrategia más común es la de utilizar milicias que actúan de quinta columna en países delstatus quo para así invertir el equilibrio de poder (e.g. Hezbolá en el Líbano, Hamás en Gaza, los Hutíes en Yemen, o la mayoría chiita en Bahréin). Esta dicotomía es la causa de multitud de conflictos que sacuden actualmente Oriente Medio debido a la disputa por el liderazgo de la región entre Arabia Saudita y sus aliados del Golfo e Irán lo que ha originado una suerte de Guerra Fría. La supremacía económica de los EUA ha ayudado a mantener los países de la zona alineados con el status quo mientras que Irán se ha quedado sólo con dos aliados en la región: La Siria de Bachar al-Asad y el Irak post-Saddam dominado por su mayoría chiita.

sunni_shia_nasr

Además de amenazar a sus aliados, el Estado Islámico ha desarrollado un tipo de yihad que tacha a los musulmanes no sunitas de apóstatas. Esta interpretación de la yihad conocida como takfirismo ha sidoexcusa para masacrar a los chiitas. En 2013 apareció uno de los primeros videos que lamentablemente harían famoso al grupo. Tres camioneros sirios vuelven de Irak cuando se encuentran con un control de carretera de los yihadistas. Tras un breve cuestionario, suspendido, sobre los rituales de rezo sunitas para averiguar la confesión religiosa de los conductores, son tiroteados en la cuneta.

Estas prácticas fueron ampliamente desarrolladas por el padre del que ahora es el Estado Islámico, el jordano Abu Musab al-Zarqawi, que comandó la franquicia de al-Qaeda en Irak tras la invasión americana hasta su muerte en 2006. Su violencia contra otros musulmanes le valió la desaprobación de Aymán al-Zawahiri, ahora líder de al-Qaeda. Disputas por el liderazgo de la yihad en Siria y el takfirismo del ISIS fueron los motivos que llevaron a al-Zawahiri a romper relaciones con al-Baghdadi. Además, la violencia sectaria de los yihadistas no hace más que acrecentar las tensiones religiosas previamente ya existentes entre sunitas y chiitas, las dos mayores comunidades de musulmanes.

uytr

Aunque los países del Golfo y Turquía, aliados de los EUA, ayudaron al Estado Islámico en Siria desde sus inicios, esto tenía la intención de desmantelar la influencia de Irán en el Levante e Irak y no la de engendrar una nueva entidad política en la región. El Estado Islámico nunca disfrutará de soberanía negativa porque no tiene amigos que le reconozcan públicamente como estado. Asimismo, es importante hacer notar que el Califato no funciona completamente mediante la lógica de los estados y por eso no busca alianzas que pueda mantener a largo plazo –aunque no por ello no ha dudado en hacer negocios con los enemigos que dice odiar. Parte de esta estrategia de corto alcance es culpa de un imaginario escatológico que ve en Siria el campo de batalla que enfrentará las fuerzas de los infieles contra las de los verdaderos musulmanes en un combate que traerá el apocalipsis. La misión del Califato no es la de revertir el orden regional; es la de erradicarlo.

Por otro lado, la soberanía positiva de Jackson se basa en la capacidad del gobernante de implementar y hacer cumplir sus deseos políticos. No es una característica dada por otros países, “es una cuestión de ser un estado organizado en la realidad doméstica”. La soberanía positiva está relacionada con el de factoejercicio de los deberes del estado. Muchos estados reconocidos por la comunidad internacional –y que por ello disfrutan de soberanía negativa- son en realidad naciones fallidas porque son incapaces de dominar sus territorios (e.g. Libia, Yemen o Somalia). Como veremos, el Estado Islámico tiene más soberanía positiva que muchos otros países con escaño en las Naciones Unidas.

Artículo completo.

Geopolítica del agua: la guerra por el oro “azul” amenaza el planeta.

Autor: Damián Jacubovich.

Fuente: Política Argentina.

Desde el 2010 las Naciones Unidas han declarado el acceso al agua potable como un derecho humano. Sin embargo el agua insalubre resulta la primera causa de muertes en el mundo. A modo de estadísticas, aproximadamente 7.500 personas (de las cuales 5.000 niños) mueren por día por la falta de saneamiento del agua. 1.800 millones de personas en el mundo utilizan agua contaminada por materia fecal. 2.600 millones de personas no tienen acceso a un saneamiento de agua digno. De esta manera los problemas relacionados con el agua matan por año, 10 veces más que todas las guerras del planeta. Un habitante de la tierra sobre siete no tiene acceso a una agua de calidad. Según previsiones para el año 2025 un total de 1.800 millones de personas vivirán en regiones que presentarán absoluta escasez de agua como consecuencia del calentamiento global y el aumento demográfico; lo que podría generar flujos migratorios difíciles de controlar hacia el resto de los países, dando espacio a una nueva figura para la legislación internacional: el refugiado climático.

La geopolítica del agua presenta por lo tanto consecuencias y desafíos que abarcan niveles políticos, económicos y sociales de todo el planeta, tanto por el tema de su disponibilidad como por el tema de su gestión. Las recursos del agua parecen ya no responder en la actualidad a las necesidades de la población mundial. Las razones de esta “crisis” que vive el agua son numerosas: aumento de la población, cambio en las costumbres alimenticias (tendencia global creciente al consumo de productos que precisan más irrigación como las frutas y verduras), cambio climáticos (el recalentamiento global no hace más que empeorar el panorama acuífero mundial, afectando fuertemente el circuito hídrico mediante la sobreevaporación de las reservas acuíferas) …

Para numerosos geopolitólogos el agua es considerada como un elemento de estabilidad interna y de soberanía en numerosos países. En muchos casos se encuentra presente en el dibujo de las fronteras jugando de esta manera un rol esencial en la territorialización de los Estados.

Mientras que la atención del mundo entero se centra principalmente en los combustibles y los alimentos, el tema clave del agua, es ya en la actualidad eje de numerosos conflictos o también llamadas “violencias hidraúlicas” en materia de relaciones internacionales para varios países del planeta.
Los ejemplos de las fuertes tensiones por los recursos hidráulicos o las “llamadas guerras de agua” abundan: Etiopía, Uganda, Egipto y Sudan por el Río Nilo, Mexico y Estados Unidos por el Río Colorado, etc. (ver gráfico a continuación).

Suramérica y el agua dulce

El Acuífero Guaraní se sitúa en el continente suramericano y constituye la reserva subterránea de agua dulce más grande del mundo. De esta manera con aproximadamente un 6% de la población mundial, nuestro continente posee casi un tercio de los recursos de agua dulce del planeta, la mayor parte de estas reservas se encuentran concentrada en dicho acuífero.
El Acuífero Guaraní se extiende por debajo de la superficie de partes del Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay con la distribución siguiente:

-en Brasil ocupa 840.245;km² aproximadamente
-en Argentina ocupa 225 000 km² aproximadamente
-en Paraguay ocupa 70 000 km² aproximadamente
-en Uruguay ocupa 45 000 km². Aproximadamente

Para tener una idea de las fabulosas dimensiones del acuífero basta con considerar que supera en tamaño a España, Francia y Portugal juntos.
El agua dulce, es quizás uno de los recursos naturales más preciados del continente, igual o más que el petroleo, y asi mismo la defensa de los recursos naturales suramericanos representan, a través de su Consejo de Defensa Suramericano, junto con el resto de los recursos naturales uno de los principales motores de la integración regional.

Geoestratégicamente hablando es importante señalar que el Acuífero Guaraní pasa por la Triple Frontera, el enclave fronterizo compartido por Paraguay, Argentina y Brasil. Ha existido desde hace algunos años, una presión internacional (y particularmente desde los Estados Unidos en la era Bush) para que los gobiernos que comparten la triple frontera ejerzan un mayor control en las zonas de “Triple Frontera” donde algunos informes señalaban la presencia de posibles “células durmientes” del terrorismo yihadista internacional. Además, esta situación, unida a otros factores relacionados con actividades ilegales como el narcotráfico y el comercio de armas, han hecho elevar considerablemente la presencia de efectivos de los cuerpos y fuerzas de seguridad estatales de los países implicados en sus respectivas fronteras. Para muchos analistas, detrás de esta presión internacional subyace, un interés por parte de Occidente de tener justamente una mano puesta en el acuífero.

Mapa de los desplazados en el Cuerno de África.

Fuente: reliefweb.int

Download PDF (592.89 KB)

Navegador de artículos