Geografía Política. Espacio y Poder

Recursos para comprender el mundo del presente.

La presión de ser mujer en India y su lucha por la igualdad

Fotografía: Getty

Fuente: HemisferioZero, 11/03/2015

Autora: Alba Chaparro Núñez.

Desde hace décadas existe una lucha obstinada y persistente para fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, independientemente del país e independientemente de la cultura. Es indudable que el motor de esa lucha no se mueve con la misma fuerza en todos los puntos del planeta, igual que los avances conseguidos han alcanzado cotas muy diferentes según el lugar donde centremos nuestra atención. También la problemática es diferente en función del área geográfica que estemos observando. Y la situación de la mujer en la India es desoladora.

El secuestro y violación múltiple de una mujer a manos de un conductor de autobús, el revisor y otros cinco hombres, el 16 de diciembre de 2012, conmocionó al país y otorgó visibilidad a este problema tan arraigado en la India. Por aquel entonces se debatió mucho sobre la situación de las féminas en una sociedad donde el fuerte arraigo cultural y religioso las mantiene relegadas al ámbito doméstico, y la inoperancia institucional las tiene sujetas a una situación de absoluta indefensión. Sin embargo, las violaciones son solo una de las caras visibles de la discriminación a la que están sometidas las mujeres. El bajo índice de inserción laboral, los crímenes de honor, el feticidio por cuestiones de género, el ostracismo de las viudas o los ataques con sustancias químicas motivados por la venganza son otros ejemplos de exclusión que sufre la población femenina de la India.

Discriminación enraizada

La religión hinduista tiene uno de sus pilares básicos en la reencarnación, creencia que considera la adopción de múltiples formas materiales del alma. Lo que determina el cuerpo futuro es la corrección con la que se vivió la vida anterior, por lo que pertenecer a una determinada casta, por ejemplo, supone un premio o castigo en función de la conducta precedente. La asignación del sexo es otro de los motivos de la reencarnación, y la religión hinduista concede a la mujer un papel inferior al hombre, lo que unido a una cultura históricamente patriarcal hace que ésta se vea subordinada al sexo masculino.

La inferioridad de la mujer respecto al hombre que establece la tradición cultural india fundamenta la idea de supremacía y pertenencia, lo que revierte en una posición masculina dominante que, en muchos casos, hace que la mujer sea tratada como objetos que pertenecen a la cabeza visible del sistema patriarcal, causa que explica el drama de los matrimonios concertados y de conveniencia. Es imaginable el trato que puede recibir, por parte de las autoridades, una mujer de la casta “intocable” tras sufrir, por ejemplo, una violación.

La India es un país donde el trato hacia las mujeres en la vida cotidiana contrasta con la actividad de éstas en la política, ya que, siendo una sociedad profundamente discriminatoria, puede presumir de tener gran representación femenina en los gobiernos regionales y locales. De hecho, Indira Gandhi fue elegida Primera Ministra de la India por primera vez en 1966, lo que la convirtió, junto Sirimavo Bandaranaike (elegida Primera Ministra de Sri Lanka en 1960), en una de las primera mujeres el alcanzar el cénit político de su país.

Leer artículo completo en HemisferioZero.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: